VUELTA GRADUAL A LA ACTIVIDAD

El-mejor-software-para-la-gestión-de-un-restaurante

Son muchas las noticias que nos indican que ya estamos llegando al pico máximo de la curva de contagio, y de ser así, estaremos más cerca de volver a la normalidad, a nuestra rutina diaria que tanto echamos de menos.

Pero para llegar a ello, son los profesionales de la sanidad los que están trabajando duramente.

Y uno de los sectores más castigados por esta pandemia generada por el coronavirus ha sido la hostelería, como podemos leer en infinidad de titulares todos los días. Y efectivamente, la hostelería (a excepción del delivery) ha sido uno de las actividades consideradas no esenciales, que desde el primer tuvo que decidir cerrar al público sus establecimientos y con ello toda actividad.

Y no sólo eso, sino que los diferentes estudios, y el “común de los sentidos” indican que será una de las actividades económicas que más tarde se incorporará a lo que hemos dado en llamar la “rutina diaria”, todo ello motivado por un lado por lo que son variables macroeconómicas (muchas de ellas escapan a nuestro común entender), como son la escalable crisis económica en la que está entrando no sólo España sino a nivel mundial, o como es el devastador efecto que el coronavirus va a producir sobre el turismo.

Pero existen también motivos más cercanos, más de nuestro día a día, como son la natural reacción negativa a concentrarnos en grandes grupos de personas como hacíamos antes, los aforos de restaurantes y establecimientos que se van a limitar de forma natural para darnos más espacio entre personas, y momentos especialmente difíciles que se están dando en gran cantidad de familias, que van a limitar las celebraciones que antes eran continuas en nuestra forma de vivir y en nuestra cultura.

Sin embargo, y pese a todo ello, los establecimientos de hostelería, los negocios de restauración, los bares, nuestros bares, cafeterías, restaurantes, heladerías, … volverán a abrir, porque pese a todo, son una parte muy importante de nuestro ADN, de nuestra forma de vivir, de relacionarnos, son parte esencial de nuestra cultura

Y, para cuando llegue ese ansiado, tendremos que estar preparados. No podremos abrir de un día para otro. Todos tenemos experiencia en cerrar nuestros establecimientos durante las vacaciones, y sabemos lo que tenemos que hacer antes de volver a abrir a la vuelta de esas vacaciones. Sin embargo, esta es una situación totalmente nueva, que nunca antes hemos vivido y por eso tendremos que prepararnos para la apertura de una forma totalmente distinta a como lo hacíamos antes.

Porque no sólo nosotros como dueños de los negocios nos encontramos ante algo distinto; nuestro personal, nuestros clientes, los de siempre y los nuevos, nuestros proveedores, nuestro entorno, nuestros vecinos, todos han pasado por lo mismo, y cuando vuelvan a nuestros establecimientos, también tendremos que estar preparados para recibirlos de una forma distinta. Ahora más que nunca tendremos que poner toda la carne en el asador, para ganarnos, de nuevo, su confianza, una confianza “emocional”, de sentirse “nuevamente” en casa. Ahora más que nunca nos tenemos que poner en los zapatos del cliente, porque aunque vuelva el cliente de siempre, su comportamiento no será el de antes, y debemos empatizar con él y entenderlo. 

Y para ello, os propongo una serie de pasos a realizar antes de volver a abrir la puerta de nuestros negocios, porque toda previsión será buena y ayudará a todos para adelantarnos a los posibles imprevistos y estar más preparados para la esperada vuelta a la “normalidad”, una vuelta que debe hacerse de forma gradual.

NO es necesario abrir todas las instalaciones a la vez, ni todo el horario completo, ni todos los días de la semana.

No es necesario poner toda la oferta gastronómica a la vez.

Quizá debamos valorar si cambiamos la oferta anterior, si eliminamos aquellos productos que no tenían suficiente aceptación.

Por todo ello, y como primeros pasos para la apertura, debemos:

· Contactar con nuestro personal, saber cómo están, y en qué condiciones de volver se encuentran.

· La incorporación del personal debe ser gradual. Preparar un plan de prioridades en función de persona/puesto de trabajo/función a realizar/importancia.

· Contactar con Gestoría/Asesoría de personal para asegurar una correcta incorporación del personal en términos legales.

· Mantener una primera reunión con tu personal. Hablar con sinceridad, con honestidad, y definiendo lo que se espera de ellos, y en qué medida se va a poner en marcha la actividad. Hablar con TODOS. Incluso los que inicialmente NO se van a incorporar. Haz equipo.

·  Contactar con proveedores, saber cómo están y en qué condiciones de servirnos se encuentran. Definir plazos de pedido/entrega y nuevos plazos/fechas de pago.

· Haz una lista de todos los proveedores

· Prioriza por importancia/necesidad

· Elabora un sistema de contacto para definir con cuál has contactado y qué has definido con cada uno

· Decir a tus familiares y amigos que abres nuevamente. Te dará seguridad y “sensación de normalidad”. Pueden ser tus primeros/nuevos clientes.

· Preparar instalaciones para recepción de pedidos. Priorizar frío negativo/frío positivo/almacén de seco.

· Contactar con Servicio Asistencia Técnica de los proveedores para valorar necesidades de puesta en marcha de equipos y maquinarias.

· Contactar con Mantenimiento para valorar necesidades de puesta en marcha de instalaciones propias.

· Hacer una previsión general de iluminación (bombillas, …), climatización, sistemas de cierre.

· Hacer un INVENTARIO. Date la oportunidad de empezar de cero con la GESTIÓN. Y te permitirá priorizar necesidades de compra de producto.

· Darnos unos días para hacer una correcta mise en place de tu negocio

· En cocina. Importantísimo. Que hagan elaboraciones y cojan el pulso nuevamente a la operativa.

 Revisar caducidades de producto

· En sala. Tener todo en orden y a mano. Reducirás el impacto emocional del equipo en contacto con los clientes.

· Limpieza general de instalaciones, material de servicio y material de apoyo.

· Dota todas las instalaciones (personal y clientes) de nuevos equipos y producto (gel hidroalcohólico) de higiene de manos.

· Trabaja con tu equipo

➛  cómo abrir.

➛  qué oferta poner en marcha.

➛  presentación de producto.

➛  forma de comunicarlo al cliente.

➛ asigna nuevas funciones/responsabilidades (es posible que tengan que realizar tareas que antes no realizaban).

➛ transmite confianza, y confía en tu equipo

➛ Revisa las cartas. Si vas a reducir/modificar tu oferta, adapta las cartas a la nueva oferta. No hace falta que sea una carta de imprenta “TOP”

➛ En administración. Organiza el back office del negocio.

➛  No sólo los escandallos.

➛ Prepara la dotación de caja para la apertura. Prepara monedas/billetes para la operativa diaria.

➛  Revisa/actualiza/modifica tu sistema de caja (cierres de caja/cierres de turno/ingresos banco).

➛  Contacta con clientes asiduos, interésate por ellos, diles cuándo abres, cómo abres.

➛  Contacta con tu central de reservas para que sepa que abres y empiece a gestionar las reservas.

➛ Reordena (para priorizar) facturas de pago/ de cobro.

Y luego, el día a día, irá marcando el resto de tareas a realizar …